sábado, 11 de julio de 2015

Corazones en la arena de Dante Avilés.

¡Hola, libreros! Adivinad que os traigo hoy... ¡RESEÑA DE "CORAZONES EN LA ARENA"! Prometí que me la leería poquito a poco, pero sabéis qué. Las ganas me pudieron. Es una mezcla de todo. Ay, Dante que te como. -Vale, lo digo por la novela, sé que tienes a Eva-. Ahoraaaa... A lo que voy. Contaros sobre esta linda historia. Ah, si no habéis leído "Cuidarte el alma", "Tatuada en mi alma" ni "Paulina, cuerpo y alma" todas de Mariel Ruggieri os recomiendo que vayáis a Amazon, las busquéis, la compréis, la leáis y después se dedican a "Corazones en la arena". Bueno, ahora sí. Con ustedes, la mejor novela de todos los tiempo... 

Título: Corazones en la arena. 
Autor: Dante Avilés (con la colaboración de la autora Mariel Ruggieri)
Autopublicación. 
Serie: Cuidarte el alma 4. 
Sinopsis: Elegí llamarme Dante porque un amor armado en el cielo, me condujo al infierno. 
Corazones en la arena es una novela autobiográfica pero tiene dos versiones. La primera tuvo un desenlace que marcó mi desesperación, no mis deseos. La segunda es esta, la verdadera, la que surgió después que purgué mis culpas y el destino me brindó otra oportunidad junto a ella. 
Esta historia no tiene principio ni tiene final, porque desde niños creemos que este amor se gestó antes que nosotros y en que cada nueva existencia nos volveremos a encontrar. 
No sé cómo se llama ella en sus vidas pasadas, ni cómo se llamará en las futuras. Lo que sí sé es que en esta vida, mis corazones en la arena llevarán el nombre de Eva. 


Bueno ahora desembucho. ¿Por dónde el empiezo? Si es que no sé cuál es el principio. Acabo de terminar el libro y os aseguro que los sentimientos los tengo a flor de piel y no tengo las palabras concretas. Es un libro que desde el principio te atrapa, por lo bello que es. Por lo cotidiano, por lo familiar. Por tantas cosas. Renzo el protagonista -ese es su verdadero nombre-, quiso a Eva desde que estaba muy pequeño y bueno, todo comenzó con dos corazones dibujados en la arena. Uno decía Renzo y otro Eva, y ambos estaban entrelazados. Algunos verán como una tontería de niño, pero fue mucho más que eso. Es el sentimiento con el que fue hecho. La verdad es que es un libro que te pone tantas emociones juntas, los sentimientos están a flor de piel que te quedas como yo: Sin saber qué decir. Hay una frase de Julio Cortázar que dice así: "Las palabras no alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma" y esta es una de esas ocaciones. 

Sí, esa fue mi cara. Exactamente como la ven esa imagen. Es que cuanto más leía, más mi cara se ponía así. Todos los capítulos me gustaron, unos más que otros -ya los que habéis leído el libro sabéis por qué lo digo-, pero el segundo capítulo es mi favorito. Para mí, allí entra en acción Dante Avilés y la verdad es que impresionante. Me quedo cortísima para describir ese personaje, pero en cuanto más habla de su infierno, más me recuerda -no sé por qué- a La divina comedia. Todavía, no encuentro el por qué. Pero lo hace. Tal vez sea por el nombre, jaja. Pero bueno Dante o Renzo como lo quieran llamar -yo prefiero Dante-, de pequeño le gustaba leer y su abuela Gabriela le inculcó ese gusto. ¿Cómo no estar tan identificada sin mi abuelito fue el que me leía historias y por eso yo soy una lectora obsesiva? Claro, que muchos pensarán que es un "bobo", pero vamos todos los que leemos y/o escribimos somos callados, hasta que nos sacan del caparazón. 

Por su parte Eva es una mezcla de todo, casi igual que Dante. Pero ella es mucho más ruda, más directa. Dice lo que piensa sin darle mucho rodeo -bueno, eso de grande varía un poco, pero de pequeña sí era así-. Su amor por Renzo se nota a lo lejos, a pesar de que cuando ambos estaban pequeños ella le decía que le faltaba estilo y cosas así. Y ella era un poco más alta que él. Pro claro, eso fue cambiando con el pasar de los años. Eva era un poco más baja que Renzo, pero seguía siendo igual de guapa. Es difícil un amor donde algunas personas de la familia no ven muy bien que se enamoren dos integrantes de esta, aunque no tengan linaje sanguíneo. Claro, los que hemos leído los libros anteriores sabemos que eso no se aplica con Gaby, Andrés, Pau y Nacho. Pero, el resto de la gente no lo ve bien. Y en cuanto pasa el tiempo, los sentimientos se vuelven más fuertes, reclamando el amor que está buscando. Y eso es un poco peligroso, pero si es por amor vale el riesgo.

Ahora bien, para continuar hablando de la historia. Como personaje secundario tenemos a Bruno. Un chico que fue novio de Eva. Al principio de la novela lo odie, demasiado para ser verdad. Pero en cuanto iba avanzando la novela, me fue cayendo bien. Ya no era el tipo chantajista que era al comienzo de la novela. Y a pesar de que amaba a Eva, sabía que Renzo lo hacía también, incluso más que él. Pasan demasiadas situaciones en las que quería morirme y gritar como loca. De hecho grité poniéndome súper molesta con algunos personajes, pero no con Renzo, con él nunca. Es que siempre me encantan esos personajes escritores, que están para adorarlos de los dulces que son. 

Un personaje que odié con todas mis fuerzas fue a Grant un novio de Eva, más que a Bruno. Mi odio por Bruno en el momento dado, no era nada en comparación al que sentía por Grant. Ese era un idiota al que se le debería proporcionar una cachetada cada vez que abre la boca. El tipo es muy inteligente, pero bueno al final cobarde y con un pasado oscuro. El tipo malo que se hace pasar por bueno, pero gracias a Bruno se pueden dar cuenta de ello. Casi llegué a querer a Bruno, porque a pesar de que al comienzo de la historia era un pesado, después compensó todo su comportamiento. 

Bueno, ya he dicho algunas de las emociones que sentí y los sentimientos que tuvo con todos los personajes. Y lo cierto, es que este libro también partió una parte de mi corazón. Lo destruyó en mil pedacitos y estuve a punto de decir que Dante no debió hacer eso, pero pensé. No creo, esa idea fue de Mariel. Aunque la novela es autobiográfica. Pero, ¿será que pasó? No sé, pero de verdad me dejó llorando como una niña pequeña. Preguntándome el por qué y el por qué. Amo las novelas que me hacen sentir tantas cosas al mismo tiempo que no sé cómo expresarme, aquella que te hace halarte los pelos, llorar, gritar, reclamar, maldecir y sobre todo AMAR. 
Felicito al autor y le doy mi más grande "ENHORABUENA" porque se la tiene muy merecida por tan buena novela. No digo más, leedla si no lo habéis hecho para que quedéis queriendo más y amando más. 

Para Corazones en la arena: 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario